Marejada   

 

 

 

 

Boletín Nº 78       -         Federación Nacional de Trabajadores Portuarios de Chile      -         Febrero 2009


28-08-2015

                
 

Conformidad en retraso de licitación portuaria


 

     

Dirigentes creen que se debe esperar que se diluciden los alcances de la crisis global para el sector.

 

Conformidad con distintos sectores causo por la postergación de la licitación del Terminal 2 del puerto de Valparaíso (mas conocido como el Espigon), retraso que tendría su explicación en la tramitación de la consulta efectuada al Tribunal de la Libre Competencia sobre la idoneidad del proceso y a las condicionantes económicas mundiales.

                                   

De acuerdo con el vicepresidente de la Federación Nacional de Trabajadores Portuarios de Chile (Fenatraporchi), Patricio Contreras, “esta decisión nosotros la sabíamos desde antemano. Es una situación política que en buena hora fue tomada porque el proceso de licitación solo iba a provocar que aumentara la cesantía”.

 

El dirigente agrega que “además, el proceso estaban siendo muy mal llevado. Era un pésimo negocio. Mas ahora que estamos en medio de una crisis en la que era poco probables que se recibieran buenas ofertas ya que los privados no están dispuestos a hacer inversiones en tiempos de crisis”.

 

Según Contreras, al Estado le caben mayores responsabilidades que las que esta asumiendo frente a una realidad financiera internacional que ya esta afectando a la actividad portuaria “y prueba de ello es la baja de 27 por ciento que tuvo la transferencia de carga en Valparaíso”.

 

“El estado debiera invertir mas en la actividad portuaria, porque si se deja todo en manos de privados, cuando las cosas vayan mal va a producirse muchos despidos y muchos de esos trabajos después no se van a recuperar cuando mejoran las cosas”.

 

Más pesimista, el presidente de la Federación de Trabajadores Portuarios de Valparaíso, Jaime Bustos, dice que “lo cierto es que no habrá privatización, por lo menos, no hasta el 2011”, aclarando que esto al menos da una oportunidad para evitar la licitación, a la cual se oponen férreamente.

 

CÁMARA MARÍTIMA

 

En esta misma línea, el gerente de Operaciones de la Cámara Marítimo Portuaria, Carlos Rivera, comenta que “en una época de contracción económica como la actual, para el Estado no es conveniente licitar, ya que la disposición a la inversión decrece al haber menores volúmenes de carga como consecuencia de una menor actividad comercial internacional y por tanto, las ofertas, probablemente, no serian atractivas para el estado”.

 

Además, Para Rivera lo mas recomendable en momentos de incertidumbre económica coma la actual, es la cautela frente a este tipo de procesos de tanto impacto económico.

 

“Por el momento es recomendable la cautela, los efectos de la crisis han sido mayores a lo que se preveía el año pasado y aún sería aventurado señalar plazos y consecuencias de la crisis global para el comercio exterior y por tanto,  para la infraestructura portuaria requerida”, explica.

 

 Fuente: El Mercurio Valparaíso