Boletín N°211  del  28-08-2015

 

CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA

DIVISIÓN DE INFRAESTRUCTURA Y REGULACIÓN

SUBDIVISIÓN JURÍDICA

 

 

 

 

SOBRE RECONSIDERACIÓN DEL LGSM 176.912/12 DICTAMEN  N° 77.179, DE 2010, RELATIVO A  LA REELECCIÓN E

INHABILIDADES  DEL  REPRESENTANTE DE LOS  TRABAJADORES PORTUARIOS.

SANTIAGO, 02 MAYO 2012

 

Se han dirigido a esta Contraloría General, en forma separada, los señores Hernán Bravo Aravena –en representación de la Federación Nacional de Trabajadores Portuarios de Chile- y Domingo Cruzat Amunátegui, presidente del Consejo Directivo del comité Sistema de Empresas de la Corporación de Fomento de la Producción, solicitando la reconsideración del dictamen N° 77.179, de 2010, por el cual esta Entidad de Control, con motivo de una presentación efectuada por el Gerente General de la Empresa Portuaria Antofagasta y de 12 trabajadores de esa empresa pública, concluyó, en síntesis, por un lado, que la restricción que afecta al representante de los trabajadores en orden a poder ser reelegido por una sola vez, contenida en el inciso final del artículo 24 de la ley N° 19.542, debe entenderse aplicable a toda persona que, independiente de encontrarse o no actualmente ocupando dicho cargo, lo haya ejercido durante dos períodos, hayan sido éstos continuos o discontinuos y, por otro, que las inhabilidades establecidas en el artículo 27 del mismo cuerpo normativo -que moderniza el sector portuario estatal-, aplicables a los directores de las empresas portuarias, lo son también para el representante de los trabajadores en dicho directorio.

Al efecto, exponen los recurrentes, en lo esencial, que la expresión “y podrá ser reelegido por una sola vez”, contenida en el precitado inciso final del artículo 24, debe entenderse en su sentido natural, esto es referida a quien actualmente reviste la calidad de representante de los trabajadores, y que, tratándose de las aludidas inhabilidades, no se advierte fundamento para aplicarlas a dicho representante, atendido que si bien éste íntegra el Directorio, no tiene la calidad de Director.

Sobre el particular, cumple esta Contraloría General con consignar, en lo que concierne al primer aspecto aludido, que el sentido natural y obvio de la expresión “reelegir” es precisamente el que se tuvo presente al emitir el dictamen cuya reconsideración de solicita, sobre la base de la definición que, del vocablo “reelegir”, establece el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, el cual alude a “Volver a elegir”, concepto, este último, que implica -según indica el mismo diccionario- “Escoger, preferir a alguien o algo para un fin” y “Nombrar por elección para un cargo o dignidad”.

En este sentido, y acerca de lo sostenido por los interesados, en orden a que un diccionario diverso del referido establecería una definición en términos distintos de los mencionados, cabe puntualizar que la jurisprudencia de esta Entidad Contralora -dictamen N° 41.406 de 1996, entre otros-, ha entendido que, en Chile, el sentido natural y obvio según el uso general de las palabras, está dado por el indicado Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia.

Atendido lo anterior, y considerando, además, que no se aportan otros elementos de juicio que no hayan sido ponderados por este Organismo Fiscalizador al emitir su dictamen 77.179, de 2010, se confirma lo resuelto en dicho pronunciamiento, en lo referente al alcance del artículo 24, inciso final, de la precitada ley.

En diverso plano de ideas, acerca de lo sostenido en el dictamen recién singularizado, en el sentido de que el artículo 27 de la ley en análisis -que establece las inhabilidades para desempeñar el cargo de Director- no distingue acerca de la calidad en que se integra el Directorio, es menester consignar que si bien ello es así, también lo es que las reglas que rigen en el caso de la elección del representante de los trabajadores se encuentran establecidas, de manera particular, en el artículo 24 de la misma ley, norma que no establece inhabilidades a ese efecto.

En ese contexto, y considerando que las normas jurídicas han de ser interpretadas de manera que exista entre todas ellas la debida correspondencia y armonía, no resulta procedente extender las inhabilidades de que se trata a un integrante del Directorio respecto del cual el ordenamiento en comento ha previsto expresamente una regla especial acerca de su elección, por lo que se reconsidera lo manifestado en contrario en el pronunciamiento que se revisa.

Finalmente, en cuanto a lo planteado en la presentación efectuada por la Federación Nacional de Trabajadores Portuarios de Chile, en el sentido, que este Órgano de Control carecería de competencia para emitir el dictamen sujeto a reconsideración, se ha estimado oportuno aclarar que el artículo 45 de la ley N° 19.542, ya mencionada, dispone que esta Contraloría General ejercerá su función fiscalizadora de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 16, inciso segundo, de la ley N° 10.336, esto es, le corresponde cautelar el cumplimiento de los fines, la regularidad de sus operaciones, hacer efectiva las responsabilidades de sus directivos y empleados y obtener los antecedentes e información para el balance nacional (aplica dictámenes Nos 4.310 de 2000 y 58.791 de 2008).

Transcríbase a la Subsecretaría de Transportes, a los recurrentes y a la Contraloría Regional de Antofagasta.

 

Saluda atentamente a Ud.,

Ramiro Mendoza Zúñiga

Contralor General de la Republica

 

 Fenatraporchi