flechas gif 28-08-2015               

.

 


Boletín

157

 

 

 

.Gobierno planea reactivar tercera ola de licitaciones portuarias

Los privados están listos a participar

 

 

Marzo

2010

 

 

     

La autoridad busca levantar la cadena logística del comercio exterior sin tener que invertir directamente, reanudando de paso la inversión en el sector. Los privados están listos a participar. Los grupos locales Von Appen, Claro, Urenda y Hartwig esperan este proceso, así como los extranjeros Ports America, Port Singapur Authority, Hutchinson y APM Moller, el brazo portuario de la naviera danesa Maersk.

 

Tras seis años de parálisis, el 2010 puede ser el año de las licitaciones portuarias. El gobierno de Sebastián Piñera prevé poner el pie en el acelerador o mejor izar las velas, para que se adjudiquen entre este año y el próximo los principales puertos del país que aún no tienen presencia de privados, como son los espigones de Valparaíso y San Antonio, así como los terminales de Coquimbo, Puerto Montt, Punta Arenas, Chacabuco y Talcahuano.

 

Según fuentes del equipo económico, con tres regiones del país desvastadas por el terremoto, no sólo vender las participaciones minoritarias del Fisco en las sanitarias es una alternativa a la hora de allegar recursos para la reconstrucción. También está en el radar la opción de licitar puertos aún en manos estatales. Esto mejoraría la infraestructura del comercio exterior chileno, reactivaría la inversión y, si bien no entraría dinero al erario más allá de los cánones de arriendo, el Estado no gastaría en mejorar la logística exportadora.

 

Los principales operadores siguen de cerca el proceso y algunos saben del interés del gobierno en reanudar las adjudicaciones. Quienes buscan participar en las licitaciones son Saam (grupo Claro), Agunsa (Urenda), Ultramar (Von Appen), Puerto Lirquén (Matte). También miran atentos grandes operadores a nivel mundial, como Ports America, PSA, Hutchinson Port Holdings y APM Terminals, entre otros.

 

Abril es clave. En esos días el gobierno nombrará al timonel del Sistema de Empresas Públicas (SEP) -holding a cargo de los puertos en manos del Estado-, gatillando de paso la renovación de los directorios de los puertos estatales. De ahí se activarían las licitaciones.

 

Los pasos que siguen

Hay algunas más avanzadas que otras. Germán Correa, presidente de la Empresa Portuaria de Valparaíso, la firma que administra la concesión a privados y que ahora prevé licitar el espigón de esa bahía, dice que si en los próximos días se reanuda el proceso, están en condiciones de adjudicarlo a un operador privado hacia noviembre de este año. Contando con los estudios del banco de inversión BBVA, las inversiones que requiere este puerto van entre US$220 millones y US$370 millones. Tan avanzado como este terminal está San Antonio, quien ya cuenta con operadores privados en parte de sus muelles y contrató a una firma internacional como asesor financiero. Aquí se prevén inversiones por sobre los US$220 millones.

 

Eric Petri, ejecutivo de empresas portuarias del SEP, señala que también hay camino avanzado en los procesos de ingreso de capital privado de los puertos de Coquimbo y Punta Arenas (Terminal Prat). En tanto, añade, "la Empresa Portuaria Puerto Montt estudia el desarrollo de nuevas instalaciones portuarias fuera de la ciudad, cuya construcción y operación será licitada a privados y la Empresa Portuaria Chacabuco aún no ha iniciado un proceso tendiente a licitar, pero se conoce el interés de operadores locales por gatillar un proceso de licitación".

 

Caso aparte es el puerto de Talcahuano, hoy en gran parte destruido. "Debe esperar que concluya el proceso de liquidación de los seguros comprometidos para determinar la real dimensión y cuantía de los daños, que se estiman arrojarán pérdida total, luego su directorio podrá activar procesos que permitan el ingreso de privados en la reconstrucción y posterior operación. Si la convocatoria no tuviera oferentes, la empresa puede, en subsidio, financiar la reconstrucción y eventual extensión del terminal Talcahuano con los fondos recaudados y contrayendo deuda en el sistema financiero", explica Petri.

 

A todo vapor

Según Petri, la licitación de los puertos "es un proceso que nunca se ha interrumpido, aunque ha tenido distintas velocidades a lo largo de los años". Sin embargo, navieros y exportadores hablan derechamente de paralización del proceso, pues en 6 años nada ha pasado. "Nosotros estamos preparados para participar cuando el gobierno decida llevarlas a cabo", dicen en el grupo Urenda. De hecho, esta semana la Cámara Marítima Portuaria se reunirá con el titular de Transportes, Felipe Morandé. En el Ministerio de Hacienda, en tanto, hay interés en reanudar estos procesos, porque ello redunda en mayor inversión y un alza de la capacidad exportadora del país.

 

El ejecutivo del SEP opina que "la situación posterremoto pudiera darle mayor celeridad a esto, y es parte de un proceso de decisión a resolver por las nuevas autoridades de gobierno".

Fuente: La Tercera